La calidad educativa es una de las expresiones más utilizadas actualmente en el ámbito educativo, como punto de referencia que justifica cualquier proceso de cambio o plan de mejora. En este contexto, se evidencia la necesidad de implementar sistemas de gestión que permitan alcanzar altos niveles de desempeño organizacional y al mismo tiempo, excelentes resultados de aprendizaje por parte de los estudiantes.

En la actualidad, existen diferentes normas técnicas de calidad y modelos de gestión orientados hacia el mejoramiento continuo de los diferentes procesos de formación y de igual forma, de los procesos que apoyan la dirección y la gestión de las instituciones educativas.