Numerosos medios de comunicación se han hecho eco, en los últimos meses, de los diagnósticos bloqueados y las largas listas de espera existentes en los servicios de Atención Temprana (AT).

La detección precoz de signos de alerta o problemas en el desarrollo infantil es un objetivo prioritario para los profesionales que integran los servicios de Atención Temprana. Una valoración eficaz y una intervención temprana, pueden marcar la diferencia en la evolución de un niño con alteraciones en su desarrollo. ¿Cuál es el principal problema en estos casos? ¿Por qué en algunos casos no se inicia una intervención inmediata? ¿Cuál es el proceso a seguir ante la sospecha de posibles signos de alerta?