Las herramientas tecnológicas han servido para optimizar y mejorar ámbitos como la educación, los proyectos humanitarios, la inteligencia colectiva o la gestación de ideas creativas. En el campo de los recursos humanos y la gestión de personal, la masificación de las TIC en la gestión del capital humano ha permitido efectuar un mayor análisis sobre la administración del talento. Este tipo de instrumentos ayudan a los departamentos a abaratar costes, tiempo y esfuerzo, y logran que sus tareas básicas sean más eficientes y rápidas.